Nunca te fíes de los extraños. Un desconocido no es tu amigo o tu amiga


Las apariencias engañan, al menos a veces.

Si mantienes relación con un desconocido por Internet, seguirá siendo sólo eso: un desconocido. No te fíes a pesar de que te pueda parecer que es tu amigo o amiga.